Dehesa

Dehesa

Al norte del municipio de Quintanapalla, y de la localidad, se sitúa una amplia zona adehesada de 50 hectáreas de extensión que conforman un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza. La dehesa de Quintanapalla es uno de los mejores bosques caducifolios que aún se conservan en la zona y que mantienen su finalidad como montes con pastos para el ganado. De hecho, la importancia de la dehesa queda demostrada en antiguas ordenanzas de la localidad que obligaban a respetar majuelos, robles, espinos y todo tipo de árboles y arbustos. Cercada por un muro de piedra y con dos únicos accesos, su origen puede remontarse a finales del siglo IX, época de la repoblación del núcleo de Quintanapalla.

La especie que más abunda en la dehesa es el roble pubescente, seguido en importancia por el fresno. Podemos encontrar numerosos ejemplares de gran porte y centenarios, como el llamado Roble Gordo, de más de 500 años. En zonas de sotobosque también podemos encontrar otras especies arbóreas como el roble rebollo, el quejigo, los arces, olmos, majuelos, zarzamoras y madreselvas, entre otros.

En cuanto a la fauna, los animales más representativos son las aves, en concreto podemos encontrarnos con oropéndolas, cucos, palomas torcaces y mirlos, y aves rapaces como el gavilán, el azor y el cárabo. Entre los mamíferos cabe mencionar al jabalí, corzo, zorro, tejón y gato montés.

 

 

Date

04 Agosto 2018

Tags

Visitas