Ermita de Santa María del Valle

Ermita de Santa María del Valle

En el lugar donde se ubica la bella ermita de Ntra. Sra. del Valle existió un importante monasterio ya desde el siglo IX.

Se tiene constancia de su existencia en numerosos documentos y albergaba una comunidad de monjes benedictinos. Se sabe también que a finales del siglo XII desaparece dicho monasterio, denominado de Santa María de Rodilla, para construirse después una nueva iglesia para atender las necesidades litúrgicas de la población. Esta nueva iglesia es la actual ermita de Ntra. Sra. del Valle.

Se trata de un templo de una sola nave dividida en tres tramos y ábside precedido de tramo recto o presbiterio. Al exterior destaca el ábside que se divide en tres partes mediante grandes arcos de medio punto decorados con ajedrezado y que descansan en cuatro pilastras con capiteles decorados con formas geométricas. En cada paño hay una ventana en forma de aspillera decorada con un guardapolvo ajedrezado que continúa en imposta por todo el ábside y con dos columnas cuyos capiteles contienen volutas, roleos o dados. La torre que se alza sobre el tramo anterior al ábside tiene dos cuerpos, el primero ciego y el segundo con dos ventanas de medio punto en cada lado para las campanas. A ella se accede por un husillo circular situado en el muro norte. Aparece mencionada en un documento firmado por el rey Alfonso VII donde insta a su construcción. Ésta se encomienda a Pedro, abad de Oña, quien se hace con el control de la abadía en 1187. En el año 1223, según otro documento, todavía estaba en obras. Por tanto, se trata de una construcción del último cuarto del siglo XII, principios del XIII.

Existen dos puertas de entrada, una al oeste, pequeña y que ha sido convertida en ventana, y la otra al norte y compuesta por dos arquivoltas apuntadas que descansan en columnas rematadas por capiteles decorados con animales. Las arquivoltas, así como el arco de acceso, están decoradas con ajedrezado y puntas de diamante. En las jambas aparecen dos ménsulas en forma de cabeza animal. La portada se protege por un tejaroz sostenido por canecillos con representaciones humanas y de animales. Al interior la iglesia presenta bóveda de cañón apuntado en los dos primeros tramos, en el tercero se alza una cúpula semiesférica sobre pechinas y arcos torales doblados que descansan en capiteles labrados con escenas de animales fantásticos. En este tramo se pueden ver dos nichos o templetes formados por arcos de medio punto que descansan en dos columnas y rematados en un frontón triangular. Su función era la de capillas auxiliares de culto. El ábside se divide en tres partes mediante tres grandes arcos ciegos, del mismo modo que al exterior, y se cubre con bóveda de horno.

Haga click aqui para descargar PDF

 

Date

04 Agosto 2018

Tags

Visitas