Vía de Italia

Vía de Italia

La Vía de Italia a Hispania, conocida como la vía I del Itinerario de Antonino, recorre casi toda la península de este a oeste.

Procedente de Milán (Mediolano), pasa por Tarragona (Tarraco) y Zaragoza (Caesaraugusta) hasta llegar a León (Legio). Se cree que su construcción se llevó a cabo con motivo de las campañas militares que Roma lanzó contra los cántabros en el siglo I a.C., y que con el tiempo acabó convirtiéndose en una de las principales vías de colonización de la península. Por ella entraban tropas y salían recursos, como el oro de Las Médulas.

La vía entra en la provincia de Burgos por Cerezo de Río Tirón para pasar por Briviesca, importante nudo de comunicaciones en época romana, Castil de Peones, Santa Olalla de Bureba y llegar a Monasterio de Rodilla.

Desde aquí llegaría a Burgos tras pasar Quintanapalla. De Burgos se dirige a Tardajos, después a Villanueva de Argaño, Sasamón y Melgar de Fernamental para continuar hacia León.

Atraviesa, por tanto, los municipios de Monasterio de Rodilla, Fresno de Rodilla y Quintanapalla. Desde Santa Olalla de Bureba llega al Alto de Rodilla, en el límite entre los municipios de Monasterio y Fresno. De allí se dirige hacia el oeste cruzando la Autopista A-1 y la carretera N-1. Ya en el municipio de Quintanapalla, la vía se denomina Camino de los Romanos y pasa por encima de la Dehesa y de la granja de las Mijaradas para alcanzar el municipio de Hurones, fuera ya de nuestro territorio.

En el alto de Rodilla, en una zona de transición entre las cuencas del Duero y el Ebro y sobre el pueblo de Monasterio, se localizaba la antigua ciudad de Tritium Autrigonum. Sin duda, se trata de un punto estratégico en la comarca de la Bureba al dominar los valles de los ríos Vena y Oca. Por esta razón ha estado ocupado desde la antigüedad, puesto que se trata de una antigua ciudad autrigona ocupada, posteriormente, por los romanos.

Tritium formaría la novena “mansio” (parador o área de servicio) de la Vía de Italia y la octava de la Vía Aquitana, que unía Burdeos con Astorga.

Ambas vías se unen en Briviesca y desde ahí hasta Mansilla de las Mulas, en León, comparten recorrido. La existencia de esta ciudad esta plenamente certificada al ser mencionada en el Itinerario de Antonino y por haberse encontrado numerosos restos cerámicos, mosaicos, lápidas, molinos de mano, teselas y monedas datadas entre los años 112 d.C. hasta el 378. Además, en los años 1987 y 2004 se llevaron a cabo vuelos sobre el promontorio de la ciudad y se realizaron fotografías que evidencian el asentamiento.

La ciudad romana, asentada sobre la anterior autrigona, ocuparía una extensión de entre 40 y 70 hectáreas y estaría dividida en tres partes: una superior, en lo alto del promontorio, donde se aprecian calles, grandes edificios públicos y los muros del castro autrigón; en una segunda terraza se situarían las grandes villae o residencias romanas; y en la parte más baja se encontrarían las viviendas del pueblo llano, llamadas insulae.

Desde Tritium partían otras vías secundarias que enlazaban la ciudad con Lara y Villafranca Montes de Oca. La primera, Camino de Tritium a Lara, se dirigiría en dirección sur hacia Fresno de Rodilla para continuar por Atapuerca, cruzar la comarca de Juarros y llegar a Lara. La segunda, denominada vía de Tritium a Auca, utilizaba el mismo trayecto hasta Fresno y de allí se dirigía hacia el este por Barrios de Colina, Villaescusa la Sombría y Arraya de Oca hasta llegar a Villafranca.

 

Date

04 Agosto 2018

Tags

Rutas